Niños 

niños

  • Cambios importantes en el rendimiento académico.
  • Malas calificaciones en la escuela, a pesar de hacer un esfuerzo notable.
  • Mucha preocupación o ansiedad excesiva, lo que puede manifestarse en su negativa para asistir a la escuela, acostarse a dormir o participar en aquellas actividades normales para un niño de su edad.
  • Hiperactividad, inquietud, movimiento constante, más allá del juego regular.
  • Pesadillas persistentes.
  • Desobediencia o agresión persistente (más de 6 meses) y conducta provocativa hacia las figuras de autoridad.
  • Rabietas frecuentes e inexplicables.

Pre-Adolescentes y Adolescentes 

ortodoncia-estetica-adolescentes-750x350

  • Cambios marcados en el aprendizaje en la escuela.
  • Dificultad para enfrentarse a los problemas, situaciones o actividades diarias.
  • Cambios significativos en ámbitos de dormir o alimenticios.
  • Muchas quejas físicas.
  • Representaciones sexuales.
  • Estado depresivo manifestado por un estado de ánimo y actitud persistentemente negativo, con frecuencia acompañado de apetito pobre, dificultad en el dormir e ideas relacionadas con la muerte.
  • Abuso de drogas o de alcohol.
  • Miedo intenso a tornarse obeso sin tomar en cuenta su verdadero peso al presente, purgar los alimentos o restringir el comer.
  • Pesadillas persistentes.
  • Amenazas de hacerse daño a si mismo o hacerle daño a otros.
  • Comportamiento de infringirse heridas o autodestructivo.
  • Arranques frecuentes de ira y agresión.
  • Amenazas de irse del hogar.
  • Violación persistente de los derechos de otras personas de forma agresiva o no agresiva; reto a la autoridad, ausencia a escuela, robos o vandalismo.
  • Pensamientos y sentimientos extraños, comportamiento poco usual.

 

Fuente: http://www.psicologiainfantil.cl/ • Imagen: www.clinicaferrusbratos.comfmdiabetes.org

Lic. Manuel Velásquez • 2369-8068 • consultorio@entre-dichos.net

Anuncios