tdah

1. Tener TDAH es sinónimo de pereza

Contrario a que algunos padres, compañeros o los mismos maestros del pequeño pueden creer, los niños que padecen este trastorno no tienen pereza, o poca obediencia. Lo cierto es que sus procesos mentales son muy rápidos, no es que no se enfoquen en su tarea, sino que intentan enfocarse en muchas cosas a la vez, por eso es común ver a estas personas inquietas, espontáneas e incluso en ocasiones frustrados. Esto se debe a que sus ideas y creatividad surgen y se muestran de manera apasionada y repentina.

2. Las personas con TDAH tienen mala memoria

La dificultad que pueden mostrar las personas que tienen esta condición, no se debe a que tengan una memoria deficiente. Lo que pasa es que una persona sin hiperactividad posee recuerdos o pensamientos organizados, mientras que alguien con pensamientos múltiples simultáneos, pasa por un camino más largo para llegar a eso que quiere recordar; antes de llegar al pensamiento inicial, recordó otra cosa que tenía que hacer, luego tuvo una nueva idea y no es hasta que esas actividades dejan de realizarse, que llega al pensamiento que se buscaba.

3. El TDAH le impide a las personas cumplir órdenes

Antes que nada, habría que decir que esta situación de no seguir una secuencia de pasos, no es una condición exclusiva de personas con TDAH. Muchas veces necesitamos explicaciones claras, una instrucción a la vez, horarios establecidos para las actividades del día a día para poder organizar no solo el tiempo, sino también las ideas. Eso mismo es lo que sucede con exactitud cuando alguien padece TDAH: todo es más sencillo cuando todo tiene un orden y una rutina, si esto está presente, es probable que cumplan adecuadamente con todos los pendientes sin frustrarse o saturarse.

0548677e6432786dd8df61eb3aaec139_XL

4. La falta de enfoque no significa que no te escuchan

Cuántas veces no sucede que mientras le hablas a alguien, éste está viendo hacia otro lado, está murmurando una canción o se distrae con algo que pasa alrededor. Si esta persona tiene TDAH, seguramente pensarás que no te está poniendo atención, pero podría no ser precisamente eso. Lo que sucede es que mientras te escuchan y se esfuerzan en entender lo que dices y quieres, están escuchando internamente cada detalle del exterior; no sólo están escuchando tu voz: están tratando de pensar hacia dónde vas o qué vas a decir después. Lo que necesitas hacer cuando quieras obtener la atención de alguien con TDAH, es asegurarte que no haya demasiados distractores o cosas que causen que se pierda la atención.

5. El medicamento le hará funcionar bien y sin distracciones

La verdad es que esto no funciona así. Según psiquiatras y psicólogos conocedores sobre el tema, el medicamento no cumple la función de apagado en el pequeño. Lo que el medicamento debe hacer es normalizar la rapidez mental en el niño, ayudarle a enfocar su atención sin perderse en otras ideas, lo que quiere decir que el hecho de estar medicado no hará que se conviertan máquinas de trabajo o que todo el tiempo van a estar haciendo cosas productivas. Sólo serán como cualquier persona que mientras trabaja revisa correos, contesta mensajes o desayuna, sin que esto impida que continúe con sus tareas principales.

La mente, pensamientos e ideas de una persona con TDAH es todo un mundo con muchos caminos y profundidades. Pero es importante siempre tener en cuenta que el TDAH es solo una característica, no es lo que define a quienes cuentan con ella. Con el tratamiento, las medidas y la paciencia necesaria y sobre todo sin crear estereotipos, todo es más fácil tanto para ellos como para nosotros.


Fuente: http://familias.com/salud/5-errores-al-entender-el-trastorno-de-deficit-de-atencion-e-hiperactividad • Imagen: http://neuromedica.com.py/wp-content/uploads/2015/04/TDAH.jpg , http://www.lafamiliacristiana.com.mx/lfc/media/k2/items/cache/0548677e6432786dd8df61eb3aaec139_XL.jpg

Lcdo. Manuel Velásquez, Clínica Psicoanalítica y Psicologia Clínica

• 2369-8068 • mvelasquez@entre-dichos.net